No me apetece estudiar

A veces nos pasa que no nos apetezca estudiar.

Nos cuesta mucho empezar.

En nuestra mente seguimos escuchando la frase de nuestros profesores “su hijo no aplica lo suficiente“, la amenaza continua y constante durante muchos años.

Cuando no nos apetece estudiar, ¿qué es lo que nos dijimos en la cabeza?

¿Sabes qué? ¡Hoy no aplico!

La falta de ganas de estudiar, pero no hay que infravalorarlo.

Muchos creen que simplemente es por qué no le apetece estudiar ese tema, por qué los estudiantes son distraídos o por problemas parecidos.

Que pena que, por ejemplo, más del 50% de los estudiantes de un posgrado tengan por lo menos 2 síntomas de la depresión. 

Visto que la presión escolar se presenta muy pronto para un estudiante, es fundamental no trascurrir ese problema.

¿Qué hacer cuando tengamos poca ganas de estudiar?

Sigue leyendo y encuentra la estrategia más adapta a tus exigencias y que te resulte más útil.

1. Haz un plan de acción

Saber que la sesión de hoy de estudio tenga un comienzo y un final, nos tranquiliza. Ser conscientes de cuánto nos queda para estudiar en cada momento, es una buena fuente de motivación.

Saber que estás avanzando, que cada línea que lees te acercas más al final de la sesión de estudio, nos hace concentrar más y nos tranquiliza. 

2. Sé ambicioso, pero sin exagerar

No no, no te estoy aconsejando que no apuntes a lo máximo. Lo que te estoy sugiriendo es que no exageres con el número de páginas que quieres estudiar durante una hora, por ejemplo. Si no tienes ganas de estudiar y generalmente no superas las 5 páginas por hora, si no te apetece, puede que aspirar a 15-30 páginas la hora puede ser demasiado. Intenta fijarte objetivos alineados con tus hábitos de estudio.

(Si quieres saber cómo aumentar tu productividad, puedes descubrir mejor el método de estudio que enseño haciendo clic aquí).

3. Mantén la mente alerta con las pausas

Hacer unas pausas te ayuda a descansar. No es una pérdida de tiempo. Al revés: es como una inversión.

Es como la inversión de dinero. Te quitas una cantidad de dinero temporalmente con el deseo de tener más en un futuro.

Lo mismo puede pasar mientras estudies. Si te tomas un descanso te estás quitando 10-15 minutos de estudio cada hora y media para que tengas un rendimiento más alto durante las siguientes horas de estudio.

Si lo que sientes es ansiedad para el examen, lo que necesitas es una verdadera técnica.

Durante el curso Estudia Sin Estrés aprenderás una técnica que te ayuda en la gestión del estrés y de la ansiedad.

La ansiedad es una mezcla de emociones y se manifiesta en diferentes maneras.

Puede hacer que te quedes en blanco.

Tener pensamientos de fracasar durante un examen.

Dolor de cabezas continuos y constantes cada vez que tengas que estudiar un determinado argumento.

Ataques de pánico o aumento del ritmo cardíaco.

“La preocupación es un flujo sutil de temor que gotea a través de la mente. Si se anima, quita una vía de drenaje de todos los otros pensamientos.”
Arthur Somers Roche
(escritor, 1883-1935)

Aprender a gestionar el estrés y la ansiedad, no solo mejorará la calidad de tu vida cada vez que tengas un examen, sino que aumentará de un 60% tus prestaciones cognitivas.